One Happy Family: un hogar con las puertas siempre abiertas

EL OASIS COLABORATIVO PARA LAS PERSONAS REFUGIADAS DE LA ISLA DE LESBOS

¡Buenas noches, camaradas!
He estado súper ocupada últimamente (os contaré qué se siente siendo acompañante de estudiantes en el extranjero, desde luego otra experiencia digna de una entrada de blog…)

Hace poco os conté mi experiencia como voluntaria en Grecia e hice una mención especial al centro comunitario One Happy Family. Hoy quiero enseñaros algunas imágenes de este sitio para que entendáis un poco mejor mi fascinación por este proyecto. Cuando estuve allí aproveché también para entrevistar a la encantadora Bridget Chivers; una enfermera jovencísima que ha cruzado medio mundo para trabajar al servicio de los demás en esta crisis de refugiados, y con la que hemos tenido la suerte de colaborar. Repito lo que ya dije en mi entrada anterior sobre este lugar, para refrescaros la memoria:

“Los residentes de los campamentos de Moria o Kara Teppe pueden llegar allí tras media hora o cuarenta minutos de caminata y recibir cuidados médicos primarios (para tratar congestiones nasales, cortes poco profundos, problemas de indigestión, conjuntivitis…) además de medicamentos. Mi trabajo consistía principalmente en hacer de intérprete entre la doctora y los pacientes. (…)

One Happy Family Community Centre es un lugar increíble… Entre todos han ido construyendo, desde febrero de este año, un lugar de encuentro acogedor y lleno de vida en la zona de Thermi: la gente de Argelia creó la cafetería, la gente de Etiopía y de Egipto creó un cine; la gente de Marruecos preparó un espacio para fumar shisha; la gente de Nepal construyó las largas mesas del comedor en madera; la gente de Siria y Ghana pintó murales en las paredes; los afganos y afganas, junto con los/as iraníes, colaboraron en la construcción de la escuela mientras alguna gente de Israel y Palestina recorrió los campos buscando a profesores y profesoras que quisieran enseñar; la gente del Congo montó una tienda de ropa a medida, la gente de Mianmar se encargó de cocinar y empezó a preparar comida deliciosa y la gente de Túnez empezó a ocuparse del jardín, plantando flores y hierbas.  Este lugar es mágico porque está creado POR la gente y no únicamente PARA la gente. Swisscross.help empezó este proyecto con la convicción de que si ofrecían a las personas refugiadas un espacio seguro donde todas fueran aceptadas, éstas podrían coexistir juntas y trabajar por el bien común, como una comunidad humana equilibrada. Hoy en día es algo más que eso; como su nombre indica, todos forman una feliz y gran familia.”

Si queréis realizar alguna donación, podéis hacerlo a través de este enlace:
Donaciones One Happy Family

También podéis conocer más acerca del día a día del centro en su página de Facebook.

¿Conocíais algo parecido? ¿Cómo mejoraríais este espacio?
No dudéis en dejarme vuestra opinión y vuestras sugerencias en los comentarios.

Abrazos otoñales y hasta muy pronto,
Andrea

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s