Lápices y Colores viaja a Nepal

lapices-y-colores-miguel-andrea-goro-entrevista-nepal

Me sorprendió enterarme de que un viejo amigo de la universidad se había ido el año pasado a Nepal para colaborar con el proyecto de reconstrucción de una escuela de primaria. Digo que me sorprendió porque durante nuestros años de facultad nunca le había relacionado con la cooperación internacional o la ayuda humanitaria. Sabía que trabajaba en un banco y que viajaba regularmente por Europa, pero no me esperaba encontrarlo posando sobre un elefante o rodeado de diminutos colegiales sonrientes a punto de recibir un montón de ropa llevada desde Galicia.

Sentí mucha curiosidad por saber qué le motivó a emprender ese viaje. El pasado verano, en la playa de Samil, contestó a mis preguntas con la amabilidad y la frescura que le caracterizan, poniéndome al corriente sobre la actividad de la asociación LÁPICES Y COLORES, de la que desde 2015 forma parte.

Andrea: ¿Quién está detrás de Lápices y Colores?
Miguel: Lápices y Colores está compuesto por todas y cada una de las personas que han decidido aportar su granito de arena a alguno de nuestros proyectos. Hablamos de cientos de personas que a nivel local y regional son las auténticas responsables de muchas sonrisas y un futuro mejor en otros rincones del planeta. Nosotros sólo somos el brazo de un cuerpo muy grande que actúa e intenta hacer las cosas lo mejor posible.
Ese brazo ejecutor lo formamos un grupo de amigos unidos por una causa común: mejorar los estándares de vida en poblaciones de países no desarrollados, trabajando in situ. Somos gente de a pie, con nuestras vidas y nuestros trabajos, a veces relacionados o no con la esencia de la actividad de la Asociación. Nuestros trabajos son los que financian nuestros respectivos viajes. Así lo establecen nuestros Estatutos: desde el primer hasta el último euro que recaudamos con los eventos y otras acciones se destinan únicamente a nuestros proyectos.

No es necesario saber de construcción, de pedagogía o de sanidad para colaborar y viajar con nosotros. La mejor palanca de impulso, el mayor valor añadido para estas cosas se encuentra en la VOLUNTAD que sí puede ser un denominador común en todas las personas.

A: ¿Te imaginabas haciendo algo así hace diez años? ¿Qué cambió?
M: Ciertamente no. Creo que como todo en esta vida las cosas ocurren por y para algo. En mi caso, durante mi tiempo en Italia conocí y me integré en una asociación llamada Addiopizzo, cuya inquietud era frenar la extorsión que sufrían los pequeños negocios por parte de la Mafia, principalmente en Sicilia. Ver de primera mano la injusticia social o la desigualdad, y sobre todo ver la fuerza de voluntad de esa gente que sin recibir aparentemente nada a cambio se volcaban tanto con el proyecto, hizo que quisiera más.

Un tiempo después, cuando regresé a España, eché en falta entre otras cosas el tener al menos un pié metido de algún modo en el sector social. Conocí a través de un buen amigo a Gonzalo, un hombre y ahora amigo con muchas ideas y todavía más voluntad. Desde entonces, Lápices y Colores cuenta con nosotros y muchas más gente.

A: ¿Y el trabajo en el banco? ¿Lo dejaste para perseguir este sueño?
M: Es cierto que dejé el banco y lo hice coincidir con el viaje, pero dejar el banco formaba parte de un cambio más global en mi persona. No dejé el trabajo por un viaje ni por un proyecto asociado a Lápices y Colores, era y es algo más personal, ligado a una nueva forma de ser y valorar la vida y las cosas más esenciales. Lápices es una palanca de impulso, un trampolín para potenciar algo que quiero ser y vivir, pero ni el viaje ni la asociación sustituyeron un trabajo. Al final, para lo bueno y para lo malo, sigo viviendo en el mundo occidental y debo ser consecuente con ello.

lapices-y-colores-superheroes-como-tu-nepal-colegio-entrevista-andrea-goro20160727_165553

A: ¿Cómo han reaccionado tus amigos y familia ante la idea de coger unos sacos llenos de cosas y plantarte en Nepal?
M: La primera persona que me viene a la mente es mi madre. Por supuesto, como a toda madre, un viaje de este estilo le generó cierta preocupación. Quizá no tanto por la inseguridad, ya que procuramos viajar a países con relativa estabilidad política, sino porque países con estándares de vida más bajos suponen menos garantías antes posibles infortunios.
No obstante, la gente de mi entorno no sólo ha aprobado este tipo de acciones sino que han mostrado, en general, bastante interés por nuestro día a día; poco a poco van conociendo y colaborando cada vez más con nuestra causa. Me gustaría añadir que el turismo solidario es algo que no todo el mundo está dispuesto a hacer, quizás por miedo o inseguridad, pero es algo para lo que cualquiera está perfectamente capacitado. Lo que cuenta, como decía antes, es la voluntad.

A: ¿Podrías resumir tu viaje en 3 palabras? 
M: Quizás ni 300 palabras serían suficientes para describir al completo un viaje de este estilo durante casi un mes, pero para responder a tu pregunta diré:
ENRIQUECEDOR, ÚNICO, ACCESIBLE.

A: Para financiar los proyectos en los que vais a colaborar, realizáis acciones y eventos para recaudar fondos. ¿Qué medios de comunicación recomiendas para asociaciones que tengan ideas similares y quieran, de igual manera, organizar actos benéficos?
M: Las redes sociales, están a la orden del día y son fundamentales. No obstante, no podemos olvidar el boca a boca cuando tienes credibilidad y convicción. Las redes sociales llegan indudablemente a más personas, pero por desgracia, a pesar de la esencia del mensaje, en términos relativos se materializa poco la colaboración.

A: Consejo breve para quien se plantee embarcarse en una aventura como la tuya.
M: No lo dudes; la línea de la vida que separa una idea e ilusión de su materialización y realización es más delgada de lo que piensas.


LÁPICES Y COLORES se irá este año a Birmania. ¿Quieres colaborar con ell@s? No te pierdas el próximo Vermouth Solidario en la ciudad de Vigo. Haz click AQUÍ para ver toda la información del evento:

vermouth-solidario-cartel-superheroes-como-tu

¡Hasta muy pronto, camaradas!
Andrea

Conoce el proyecto “Camino a Grecia”

Clara, Serxo y María,  de la provincia de Pontevedra, han decidido pasar estas fiestas lejos de casa por una buena causa: denunciar la penosa situación en la que malviven miles de refugiadas y refugiados sirios, concretamente en un campo de Tesalónica. Allí viajarán con una furgoneta llena de medicamentos (que donarán a la ONG Rowing together para su gestión y reparto) y con el objetivo de grabar un reportaje.

Si queréis colaborar con aportaciones económicas, la cuenta bancaria es la siguiente:

ES48 2080 5056 1130 4003 8887

Si te ha gustado este vídeo, no dudes en compartirlo para que más gente conozca el proyecto. Ésta es su página de Facebook: CAMINO A GRECIA

Un abrazo y gracias por seguir ahí :-)

Andrea

Riquiños en Cáceres

¡Hola a todos!

Hacía muchísimo tiempo que no publicaba ningún vídeo, pero tengo una buena excusa: me he cambiado de país y de trabajo. Todavía me estoy adaptando a la nueva rutina, pero estudiando al mismo tiempo, una no da para más.

He estado poco activa en el blog, pero no han dejado de ocurrírseme ideas y cosas que quería compartir aquí con vosotros, entre ellas, esta boda tan especial.

En Abril me fui a Cáceres, invitada por dos viejos amigos que se casaban. No os cuento más, todo lo importante está en el vídeo. Si queréis seguir sus aventuras, haced click aquí para acceder al blog Formigable y aquí para el artículo de Miriam sobre la preparación de la fiesta.

¿Una boda sostenible? ¡Sí, quiero!

Como siempre, esperando que el vídeo os aporte algo bonito.

Un abrazo primaveral,

Andrea